domingo, 27 de junio de 2010

Jinebra baila desnuda todos los martes a las tres y treinta y tres.

A Jinebra siempre le gustaron las mañanas de diciembre, cuando el frío le hacía esconderse bajo su viejo abrigo rojo hasta las rodillas y siempre acababa con la nariz roja como un tomate. Y los mediodías de marzo, en los que siempre terminaba levantandose demasiado pronto para su gusto por culpa de algún rayito de sol que se colaba entre las rendijas de su persiana. Aunque claro, dificil era encontrar la noche en la que Jinebra, ave nocturna donde las haya, se acostara antes de las cinco y treinta y siete de la mañana.
Por no hablar de las noches de agosto, cuando deambulaba por la ciudad en busca de compañia para pasar la noche, que después despacharía antes de desayunar con una sonrisa en la punta de los dedos.
Pero sobretodo le gustaban las madrugadas de febrero, en las que nunca llega a amanecer del todo y siempre acababa follando en cualquier callejón con el primero que le dedicase mirada y media, con la falda levantada y el frío rozándole los tobillos.

3 comentarios:

  1. Que bonito! se nota mucho que lo has escrito tu!
    te quiiero

    ResponderEliminar
  2. Ai *_* me encanta, tienes que seguir escribiendo tia, porque se nota que vales para esto xD
    Esta genial, te lo has currado!
    Besos, te quiero!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta, tia, me gusta mucho :)
    increible, como siempre (L)

    ResponderEliminar

Susurros